Con el apoyo de muchas familias, el área de Acción Social logra todos los años emprender campañas como la de canastas navideñas, pulgueros de ropa, recolección de juguetes, para llevar a cabo las donaciones a las familias necesitadas. También durante los meses más duros de la pandemia se realizó una entrega de productos para ayudar a personas en condiciones vulnerables.

Claudia Quintana, directora del área de Acción Social, señala que la motivación de ayudar a quienes más necesitan surge, en gran parte, de las enseñanzas de San Josemaría, en relación a santificar las actividades de trabajo cotidiano. La idea de ayudar no tiene una meta específica, pues siempre habrá alguien que necesite de nuestra ayuda. “La necesidad existe aquí y en todo el mundo, así que hay que ayudar al pobre, pero de corazón y en lo que más se pueda”, agrega Claudia.

Otras de las actividades que realiza Acción Social son lo pulgueros. Cada tres meses se lleva a cabo esta actividad, que tiene como fin recaudar fondos para financiar las obras de la Iglesia. Uno de los proyectos que se está financiando en la actualidad con estos fondos es la tienda Tía Carmen, en la que se venderá ropa de segunda mano para ayudar a personas con necesidades económicas.