Cada tercer miércoles del mes se realiza una bendición especial para madres embarazadas. El objetivo es orar por embarazos sanos y partos sin complicaciones. Esta bendición está dirigida a las madres y sus esposos, así como familiares de los niños por nacer. La actividad se realiza al terminar la misa de las 18:00.