Sin comentarios aún

Mensaje del Prelado (20 julio 2022)

Después de haber viajado a diversas ciudades, el prelado del Opus Dei destaca uno de los motivos de alegría que ha vivido en esos días.

Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

Ya habéis tenido ocasión de conocer muchos detalles del viaje que he realizado durante las pasadas semanas. Con estas líneas, quiero mencionar brevemente uno de los muchos motivos de mi alegría en esos días.

En países distintos, con diversas lenguas y costumbres, ha sido estupendo experimentar, una vez más, la unidad en la diversidad.

La unidad de la Obra, como participación de la unidad de toda la Iglesia, se fundamenta radicalmente en la Eucaristía y se expresa –debe expresarse– especialmente en la fraternidad. Con cuánta fuerza san Josemaría nos exhortaba: «¡Que os queráis!». Un querer que es comprender, interés sincero por cada persona, oración, espíritu de servicio. Unidad necesariamente abierta, que se expande en afán apostólico.

Todo esto es don de Dios y también responsabilidad de cada una y de cada uno. Y, al experimentar tantas veces nuestras limitaciones, sin desaliento pidamos a la santísima Virgen, Madre del Amor Hermoso, que todos podamos decir al Señor: «Has dilatado mi corazón» (Sal 119, 32).

Os pido también que me acompañéis con la oración los días que, a mediados de agosto, iré a estar con vuestras hermanas y vuestros hermanos de Tierra Santa y tendré la alegría de rezar en esos lugares santos.

Con todo cariño os bendice

vuestro Padre

Pamplona, 20 de julio de 2022

Publicar un comentario